Último día de escuela


Sandra Mikele último día de escuela

Sandra Mikele, ese personaje imposible, la niña de carne y hueso que me arranca un suspiro cada mañana desde hace doce años, ocho meses y seis días, terminó hoy la escuela. Torpe, como solemos ser los padres cuando perdemos el contacto con el hogar, le había pedido que me acompañara en un viaje de trabajo. Me explicó que no podía. ¿Cómo se iba a perder su último día de sexto grado? Doblemente torpe, le pedí que nos tomáramos una foto a la puerta de la escuela. Me miró casi con espanto. Tanto sentimiento poco disimulado le producía vergüenza. Yo la entiendo. Lo importante no es la fotografía que registra el punto de llegada. Lo importante es el trayecto. Todo lo que hemos debido pasar hasta llegar a ese momento inolvidable en que, luego de bajarnos del carro, la abracé orgulloso, feliz por haberla acompañado todo este tiempo. Por eso, porque he debido conformarme con esa fugaz demostración de amor filial, porque he debido resignarme a desempeñar mi papel de padre discreto, sé que no me va a perdonar esa mueca que le robé, casi a traición, y que tal vez no le haga justicia a su belleza, pero que quedará para mi como testimonio de esa hermosura de hija a punto de ir al liceo, y que al cabo de muy pocos años habrá de convertirse en toda una mujer.

Anuncios

10 comentarios

  1. Excelente testimonio por/de ambas partes . Los felicito ¡¡¡¡¡

  2. Carelen H. · · Responder

    Que hermoso este breve relato, ojala existieran millones de padres tan ejemplares y con ese amor por sus hijos como usted, lamentandolo mucho estas exposisciones de amor de un padre a sus primogenitos se esta perdiendo en esta sociedad y que triste seguir criando hijos con ausencias paterna. FELICIDADES INMENSAS a tu hija por ese nuevo comienzo como lo es el LICEO.

  3. 🙂 ¡que bonito!

  4. si, que bonito…

  5. EURIDYCES GÓMEZ · · Responder

    ME ENCANTA LA CONEXIÓN DE LOS VINCULOS ENTRE PADRES E HIJOS. COMPARTO TU ALEGRIA, ES GRATIFICANTE VERLOS CRECER Y FORMARSE!!

  6. Que bello hay mucho sentimiento y amor en esas lindas palabras dios los bendíga por siempre

  7. ASí es como debemos sentirnos por nuestros hijos

  8. Isabelita · · Responder

    Lo admiro por esa sensibilidad de percibir cada gesto, cada detalle en la vida de su hija Sandra;. por ese AMOR de padre que se “saborea” en este corto y significativo relato en donde deja plasmado esos sentimientos encontrados que se producen al ver crecer a los hijos. Dios les continúe bendiciendo.

  9. ULISES PEROZA · · Responder

    UN RELATO QUE NOS PERMITE AHONDAR MAS EN LOS SENTMIENTOS DE LOS SERES HUMANO Y SOBRE TODO LA CAPACIDAD DE AMAR A NUESTROS HIJOS QUE NO DEJA NR INGUNA DUDA POR ELLOS ES NUESTRA LUCHA Y QUE A MEDIDA QUE VAMOS ACLARANDO EN NUESTRA CONCIENCIA QUE ASI COMO EL AMOR QUE NOS DIERON NUESTRO PADRES DEBEMOS MULTIPLICARLOS Y ENTREGARSELOS A TODOS Y ASI PODAMOS DARLE COMO PADRES LA MEJOR HERENCIA PATRIA SOBERANA Y UN MUNDO MEJOR GRACIAR BOLIVAR Y CHAVEZ

  10. Camarada, esa descripción que nos narra en este relato es una experiencia que vivimos cada padre, madre que cada dia disfruta a sus hijos e hijas crecer. Con sus sueños. Y nosotros con amor y con un nivel de conciencia para seguir construyendo de Patria, para nuestros hij@s

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Hastaelnocau

Blog de Marco Teruggi

intercomunal

Flujos políticos del siglo 21

Como te iba contando

Bla bla bla bla...

A %d blogueros les gusta esto: