La derecha se desespera – Rigoberto Lanz


Rigoberto Lanz

(El día de hoy ha muerto el maestro Rigoberto Lanz. A sus familiares y allegados, toda nuestra solidaridad.

Este artículo fue escrito por Rigoberto en marzo de 2012. Entonces, nos invitaba a leerlo con “malicia política”. Lo publico aquí a manera de modestísimo homenaje. Algunos extractos del mismo fueron leídos hoy, en cadena nacional, por el presidente Nicolás Maduro.

Valga el lugar común: pero es que su vigencia es innegable.

Salud).

********

“El ser humano no es capaz de eliminar la muerte,
pero sí es perfectamente capaz de evitar la matanza recíproca”.
Norbert Elías: Humana conditio, p. 88

No es de confiar la afirmación generalizada de que “se aprende con la experiencia”. Sí pero no. Cuántas cosas podríamos relatar en las que la gente hace lo mismo como si nada hubiese ocurrido. En el mundo político el asunto es más evidente. Son muy lentos los aprendizajes, muy efímero su impacto cuando de intereses se trata. Eso es lo que ocurre con episodios tan lamentables como aquel 11 de abril que seguramente se recuerda con amargura y desolación. Sus actores directos andan por allí en los escondrijos. Sus apoyadores disimulados se encogen de vergüenza. Sus víctimas no pueden jugar a la venganza porque en política no funcionan así las cosas. Conclusión: todo se revuelve como ungüento maloliente que no sirve para nada, salvo tal vez – hoy – para olfatear la recurrencia de la misma maldición en pequeñísimos grupos de la derecha histérica que no está allí para aprender.

Hace ahora una década la derecha fascistoide le impuso la agenda al resto del conservadurismo del país. Una manifiesta incapacidad para jugar con reglas que no son las propias condujo a las viejas élites por el barranco del puchismo. Muchos sectores de la derecha republicana fueron embarcados en aquella aventura. Entre ellos mismos se jugaron sucio y las facciones que representaban lo peorcito tuvieron a punto de salirse con la suya. Todavía hoy persisten varios misterios de cómo la derecha democrática se dejó timar tan fácilmente por los bárbaros. Como quiera que sea, lo que no se discute es que de allí venimos y eso pasó ayer nada más. Buena parte de los operadores en escena son las mismas caras de aquellos fatídicos días, el caradurismo es uno de los rasgos de la psico-política de estos tiempos.

¿Y la gente? Ayer como hoy los conciudadanos que se identifican con la oposición son – como siempre – una masa de uso múltiple que no está invitada para los planes “B” y “C”. Aparte de ser “votantes”, ninguna otra propiedad le está reservada a esta muchedumbre que va y viene de marcha en marcha sin ningún destino. Por allá en los sótanos se maquinan los planes verdaderos que gente sin escrúpulo pone a cabalgar sobre la ola de ingenuos manifestantes. Basta la rabia que proviene de esos cocteles explosivos del histerismo disociado para poblar de banderolas las rutilantes avenidas de las clases medias del país (cada ciudad tiene marcado este sello de geografía social que permite distinguir con facilidad los perfiles de esta etnología electoral).

¿Habrá aprendido algo esta derecha residual? No estoy muy seguro. No estamos lidiando con pensamiento político sino con mazamorra ideológica. No enfrentamos un proyecto de país alternativo sino la furia babosa de odios y frustraciones personales. No se trata de interactuar políticamente con formaciones antagonistas sino de lidiar con patologías psico-políticas irrecuperables. Allí no veo salidas terapéuticas que pasen por la persuasión y la autocrítica. La contención de estas facciones anómicas sólo es posible con la anticipación de la fuerza del Estado. La neutralización de los graves daños que pueden provocar es una cuestión de inteligencia y seguridad.

¿Y la derecha republicana? Aquí no hay nada seguro. Pero al menos podría esperarse un cierto olfato para el cálculo político, para sacar bien las cuentas, para saber a dónde van los intereses (que es un parámetro vital para la burguesía y sus oficiantes). De la aventura de aquel 11 de abril debería quedar claro que “trabajar para lapa” no tiene mucha gracia. Dejarse imponer la agenda de la derecha histérica – otra vez – sería el colmo. Ello no es fatal, claro está, pero tampoco está descartado. ¿De qué depende? De la acción combinada de varias fuentes, entre ellas, del desmarcaje claro y categórico de los sectores democráticos de cualquier aventurilla.

En política vale casi todo, salvo hacer el papel de tontos… y repetirlo.

Anuncios

One comment

  1. luis roque · · Responder

    paz a su alma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Hastaelnocau

Blog de Marco Teruggi

intercomunal

Flujos políticos del siglo 21

Como te iba contando

Bla bla bla bla...

A %d blogueros les gusta esto: