El hombre que pedía confianza


 La banca internacional y multilateral antes de Chávez

La banca internacional y multilateral en el programa de gobierno de Capriles Radonski

“Yo ando recorriendo el país para ganarme la confianza de todos los venezolanos”, reconoció el ex gobernador Capriles Radonski el pasado jueves 6 de septiembre en Monagas. Ese mismo día, temprano en la tarde, también dirigió palabras a una concentración en Cariaco, Sucre: “Yo estoy aquí para pedirles a ustedes la confianza”.

En Monagas, ante un auditorio repleto de mujeres, hizo gala de un repertorio de clichés y cursilerías que son difíciles de encontrar en revistas para quinceañeras. Usted no conoce a nadie que se largue frases como ésta: “Las mujeres son todo para mí: mi fortaleza y mi debilidad”. Mucho menos: “Mi vida tiene nombre de mujer, porque mi vida es Venezuela”.

Pero nada como este pasaje: “Les digo a todas las mujeres que están en una Misión. He conversado con muchas en muchos pueblos. Nos hemos visto a los ojos. No hay nada más bonito que cuando nos vemos a los ojos. Porque además, yo que soy un eterno enamorado, las mujeres leen los ojos de uno. Por eso es que cuando usted ve que un hombre está diciendo una mentira, ve para otro lado”.

Cursilería mató a confianza.

Y sin embargo, la cursilería es lo de menos. Puro entretenimiento. Corín Tellado con MTV.

Lo importante es el asunto de la confianza.

Si Capriles Radonski está intentando ganarse la confianza de los venezolanos, si nos ve directo “a los ojos” (a través de los personajes imaginarios que el candidato recrea permanentemente, esta vez mujeres que están en Misiones), no es porque sea “un eterno enamorado”, sino porque está al tanto de la profunda desconfianza que le tiene la mayoría del pueblo venezolano.

Alguien que pide confianza es porque no la tiene.

Si Capriles Radonski no tiene la confianza de la mayoría del pueblo venezolano es porque es un mentiroso. ¿Se puede decir más claro?

¿De qué otra forma se puede llamar a alguien que promete solucionar los problemas de los venezolanos en un año? ¿Acaso nos toman por tontos?

Claro que nos toman por tontos. La oligarquía jamás ha dejado de pensar que si la mayoría del pueblo venezolano vota por Chávez, es por inmadurez o ignorancia. Ambas dos inclusive. Nos creen incapaces de sacar nuestras propias cuentas, de discernir, de decidir qué es lo mejor para nuestras vidas y cuál debe ser nuestro destino.

Capriles Radonski miente porque la mentira es otra forma de desprecio.

Naturalmente, seguirá intentando hacer el papel de víctima, tal y como lo manda el guión, y nos seguirá echando cuentos del David que lucha contra el “miedo” que inspira el Goliat totalitario.

Las razones de la desconfianza, lo sabemos, son otras muy distintas. Pero además son públicas. Están a la vista de todos. No son un secreto para nadie.

Seguramente usted nunca habrá escuchado hablar de un señor llamado Miguel Ángel Santos. Pues bien, una breve nota publicada en el diario El Universal, este martes 4 de septiembre, ofrece señas suficientes:

El economista Miguel Ángel Santos, quien forma parte del equipo que diseñó el programa de Henrique Capriles, explicó durante el video chat que realizó en El Universal el pasado 15 de agosto los lineamientos a aplicar en materia cambiaría si Hugo Chávez es derrotado“.

¿Qué es lo prioritario, según el economista Santos? Reseña El Universal: “Lo primero son anuncios para generar confianza en los mercados. ‘Hay un conjunto de medidas que van a tomar tiempo pero existen acciones tempranas como nombrar un directorio del Banco Central con experiencia y declarar que se le restituye la autonomía a esta institución’“.

Acto seguido, respectiva retahíla sobre la propiedad privada: “Agrega que también está previsto dejar claro que se respeta la propiedad privada, ‘utilizar el superávit en cuenta corriente para fortalecer las reservas internacionales…’“, etcétera, etcétera, etcétera.

¿La propiedad privada de quiénes? ¿La de usted, lector? ¿Acaso la mía? No. La propiedad privada de quienes históricamente tuvieron el control del Banco Central de Venezuela, los mismos que retomarían el control de la institución una vez restituida su “autonomía”.

Por supuesto, usted nunca escuchará a Capriles Radonski diciendo lo que su asesor en materia económica confiesa sin complejos de ningún tipo: la prioridad es generar confianza en los mercados. De hecho, casi podría decirse que el titular de la nota de El Universal es insidioso, y no le ayuda en nada: “Capriles, crear confianza para atraer capitales“.

Usted nunca escuchará a Capriles Radonski explicar, por poner un ejemplo, los puntos 402 y 403 del documento “Lineamientos para el Programa de Gobierno de Unidad Nacional (2013-2019)“.

El primero plantea que “mejorar la gestión fiscal sin provocar una severa caída del producto y el empleo obligará al próximo gobierno a solicitar créditos adicionales a la Asamblea Nacional y a examinar opciones de endeudamiento que no hayan sido agotadas por la actual administración, en el marco de una estrategia coherente de financiamiento público que reclame para Venezuela el nivel de valoración de riesgo que debe corresponderse con sus recursos y potencial”.

No son impresiones suyas: el lenguaje excesivamente técnico de Miguel Ángel Santos y compañía impide que quede suficientemente claro. Tal vez una lectura del punto 403 ayude un poco a esclarecer dudas:

“Para ello tocará al nuevo gobierno informar a la banca internacional y multilateral, y a la comunidad financiera internacional en general, la situación de las finanzas públicas, la planificación fiscal del nuevo gobierno, sus necesidades previstas de endeudamiento y el cronograma proyectado de pagos y amortizaciones, con la intención de contribuir a reducir la prima de riesgo del país y abrir nuevas fuentes de financiamiento”.

Eso explica tanta desconfianza: si Capriles Radonski apela a tantos clichés y a tanta cursilería, es porque necesita disimular las intenciones de la clase que representa. Lo que el candidato de la oligarquía tiene planeado, y está escrito, es volver a los tiempos en que nuestra nación estaba rendida a los pies de la banca internacional y multilateral, esa que nos dictaba recetas de hambre mientras saqueaba nuestros recursos.

Mientras tanto, Capriles Radonski viendo para otro lado. Y pidiendo confianza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Hastaelnocau

Blog de Marco Teruggi

intercomunal

Flujos políticos del siglo 21

Como te iba contando

Bla bla bla bla...

A %d blogueros les gusta esto: