Ávila TV tiene mucho que decir


(Al tanto de que mañana muchos de nosotros dejaremos de estar pendientes de la prensa, les dejo con un día de antelación el número dieciséis en Ciudad CCS, cuya primera parte será públicada precisamente mañana, día de Navidad, y la segunda parte el próximo jueves, último día del año.

Aprovechen estos días para inculcarle a sus hijos e hijas que no está nada bien ver tanta televisión.

A menos que sea Ávila TV.

Bueh… a menos que terminen de destruirla.

Salud).

********


En agosto pasado, y en respuesta a la feroz campaña de criminalización que se fraguó en contra de Ávila TV, el documentalista Ángel Palacios no dudó en calificar el trabajo que se hace desde la planta televisiva como “la mejor experiencia comunicacional que se ha construido en el país en toda la historia de nuestra televisión”. A su juicio, Ávila TV es “una televisora que inventa, que incluye, que le llega a los más jóvenes y que es voz de los más excluidos. Una televisora que no tiene miedo y que canta las verdades donde más duelen”.

¿Palabras escritas al calor del combate deliberativo? ¿Un simple desliz valorativo? ¿El lenguaje propio de los apasionados manifiestos a favor de causas nobles, perdidas o bajo amenaza? A fin de cuentas, ¿quién es ese Ángel Palacios y a cuenta de qué viene a opinar sobre tal o cual asunto?

Por eso, supongamos que el documentalista incurrió en un exceso. Que no es cierto que Ávila TV sea “la mejor experiencia comunicacional… en toda la historia…”. Supongamos que se trata, simplemente, de una extraordinaria experiencia comunicacional, de una televisora que inventa y se equivoca, que incluye, que sabe cómo hablarle a los jóvenes excluidos porque ellos mismos tienen voz dentro del canal. Supongamos que es una televisora que ha demostrado, una y otra vez, que no tiene miedo.

Suponga usted, estimado lector, que un buen día recae sobre sus hombros la responsabilidad de asumir las riendas de tamaña ferocidad. Para decirlo con palabras de Ángel Palacios: supongamos que un día cualquiera a usted le ponen en sus manos ese “irreverente y franco cañón que es Ávila TV”.

Le ruego su atención, estimado lector, porque aquí vienen las preguntas claves: ¿qué haría? ¿Intentaría entender qué es lo que tiene de extraordinaria dicha experiencia o asumiría la actitud del experimentado que llega dictando cátedra? ¿Se sumaría a la invención colectiva o se limitaría a señalar los errores? ¿Cómo se relacionaría con esos jóvenes que siempre fueron marginados por su lenguaje, su ética y su estética, por la clase social a la que pertenecen? En suma, ¿qué haría con esos jóvenes que no siempre hablan su mismo lenguaje, que – aunque le cueste asimilarlo – se han forjado su propia ética, cuya estética no se parece a la suya y que, eventualmente, no provienen de la misma clase social que la suya? ¿Intentaría comprender esos lenguajes o los censuraría? ¿Escucharía o se creería con la misión de enseñarles a hablar? Enfrentado a éticas diversas, distintas de la suya, ¿se creería usted con el deber de enseñarles qué es la moral revolucionaria? Más aún: ¿sería capaz de proclamar que con usted llega la revolución en un lugar donde la revolución está en marcha mucho antes de su llegada?

Ahora supongamos que usted decidió llegar dictando cátedra. Que se limita a señalar errores, que censura lenguajes que no comprende y pretende enseñarles el habla a los ignaros. Supongamos que usted llega impartiendo lecciones sobre moral revolucionaria. Supongamos que usted se cree la revolución. Supongamos que los que ya estaban no están de acuerdo y que usted traduce el desacuerdo según la vieja usanza de los entendidos, preclaros e iluminados: pequeñoburgueses, individualistas, contrabandistas, alienados, desviados, malandros.

Suponiendo, estimado lector, que todo lo anterior fuera cierto, usted sería, antes que nada, el responsable de una pésima, mediocre, gestión. Una gestión que acabaría con una extraordinaria experiencia comunicacional. Usted convertiría una televisora “que le llega a los más jóvenes” en una televisora avejentada, sin alma, sin futuro. Usted convertiría todo un potente cañón en pólvora mojada. No sería la primera vez que se destruye un proyecto revolucionario en nombre de la revolución. A menos que la gestión de algunos consista en destruir esa clase de proyectos.

Supongamos, por último, que existen pésimas experiencias comunicacionales, que ni les llegan a los más jóvenes ni a nadie. ¿No valdría la pena mostrar un mínimo de disposición para iniciar un debate informado, franco, riguroso, profundo, que sea capaz de superar la modorra de los que, en lugar de intercambiar ideas, profieren consignas vacías y acusaciones sin fundamento?

Supongo que valdría la pena invitar a ese debate a los trabajadores de Ávila TV, esos que, según un tal Ángel Palacios, no sólo han demostrado que no tienen miedo, sino que además cantan “las verdades donde más duelen”.

Anuncios

52 comentarios

  1. Regrese este diciembre a pasar mis navidades aqui en Venezuela, y casulamente esta tarde (sin haber leido el blog), discutiendo con un opositor (pero no de los oposisionistas), le hice unos comentarios sobre la persecusion que se hizo sobre los trabajador@s de Avila cuando el peo con los reporteros de la cadena capriles. Y le comente el por que Avila TV se ha vuelto un objetivo estrategico a acabar y destruir…. Lo demas, es historia…Sin tener mucha informacion de lo que pasa "adentro" de Avila TV, solo quiero exponer algunos HECHOS: Avila TV es un concepto de TV arrechisimo, que penetra burda a nivel de las clases populares (el barrio, pues). Es evidente la existencia de una estrategia para "cambiar" (por usar un eufemismo) ese poder que tiene Avila TV o a Avila TV misma. Lo que es Avila TV se debe a la gente que ha laborado en ella por este periodo. Otras experiencias comunicacionales en television han quedado en cambur y peo (no sabia que YVKE habia llegado a tanto). La estrategia comunicacional del gobierno, por no decir que es una mierda, es muy deficiente. Y si, estoy de acuerdo con el Angel Palacios, para mi es la mejor experiencia comunicacional. Lastima, me da una lastima que no haya podido tener mayor difusion. Sencillamente A-RRE-CHI-SI-MA!!!!Lo demas, es caer en la misma balurderia de siempre… Sobre todo entre los izquierdosos… Yo soy mas revolucionario que tu… Que asi no se hace revolucion… Y pare usted de hablar pendejadas… Pero cuantos hacen y desarrollan proyectos buenos???Con respecto a los chismes, o como diria Reinaldo "lugares comunes": Que eran o son panas de Barreto. Y que co~no pasa con eso? Tiene que ver esa vaina con el exito de la programacion o la propuesta? Ser amigo de alguien es delito, es un peo? Que era mariguaneros. Y que verga es? Yo tengo mi propia opinion con respecto al consumo de ciertas sustancias… Pero acaso el ser consumidor es un delito en este pais? Que verga pasa si lo es o no? Tiene que ser sometido al escarnio por eso? Acaso el ser alcoholico o fumar que jode cigarrillo es como para andar con esas estupideces? O es que acaso alguien cuestiona la productividad de Ludovico Silva? Por hacer una comparacion… Eso es, y disculpe lo burdo del comentario, cuestionar el trabajo en Avila TV alegando que hay una cuerda de maricos. Como si la preferencia sexual fuese una limitante. Que son malandros.. Otra vez… Y cual es el peo con eso… Malandro o delincuente?

  2. En resumida, nunca falta un grupito de "macarras de la moral" que gritando que son progresitas en muchos casos no son mas que una burda e hipocrita extension de la inquisicion. Respeten el trabajo ajeno co~no!!! Si hay distribuidor de droga, bueno metalo preso por eso. Pero dudo que si hay alguien, vayan a ser todos los del canal. Que son corruptos o ladrones. Abra un juicio y metalo preso. Pero siempre pasa que salen unos cuantos a hablar paja de la gente, desprestigiandolos, pa apoderarse de una vaina que costo trabajo levantar, sin un juicio serio.Avila TV estaba haciendo un excelente trabajo y el que niegue esa vaina esta jodio. El Franco parece haberlo sintetizado bien en un marco mas general. De verdad me da arrechera que se pierda una vaina tan enriquecedora, que hasta cuando pasaban el himno provocaba verlo, haciendome soltar lagrimas ver el espiritu de Bolivar recorrer los barrios. Simplemente arrechisimo!!!! De verdad que es una vaina por la que vale la pena luchar, desde cualquier trinchera. De verdad que me jode Reinaldo sentirte en tus escritos un deje de entrega. Recuerda lo que una vez escribiste:"la derrota es sólo la antesala de la victoria, que sólo vencen los que luchan."Un comentario final a esos malandr@s panas de Avila. Es verdad, no hay que menospreciar la cultura del barrio, de la calle, y hacer nuestro eso, para hacer television. Pero epa! La otra cultura, esa, la formal, la a veces ajena, tampoco hay que menospreciarla. Mosca, no caigamos en la misma vaina pero al reves. Culturizarse (de esa otra cultura) tambien vale, por que no? A lo mejor y de la mezcla, sale algo mas arrecho todavia…Un abrazo, y bueno, pendiente a ver pa que uno es bueno… Por ahora, darle difusion con algunos panas….(Nota: va sin acentos)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Hastaelnocau

Blog de Marco Teruggi

intercomunal

Flujos políticos del siglo 21

Como te iba contando

Bla bla bla bla...

A %d blogueros les gusta esto: