An Affective Picture of Chavismo (III): The Immense Fatigue


When one decides to dedicate one’s life to the gigantic mission of national liberation, social revolution, emancipation of the human species, one must learn how to deal with triumph and failure: with triumph to avoid becoming vain, and, eventually, adapting to new circumstances, putting away the flags and with failure, which happens recurrently, to gather strength to continue fighting.

We should understand that such a task implies swimming against the current all the time or, as Walter Benjamin would put it, brushing history against the grain, having to deal with a common sense tailor-made by the order or things one wishes to radically change. It also supposes a will to assume the consequences of going against criminal powers, moved above all by the drive for profit, and who are willing to do what it takes so as not to retreat one millimeter.

These powers do, of course, retreat in those shining moments of history when the peoples move forward through struggle, breathtaking episodes in which time stands still, only to then jump decades or centuries in a matter of days or years. But when these powers manage to retake the initiative, recover some of the lost ground, even go on the offensive, trampling over everything in their path, the peoples are stuck in the thickness of times that seem endless, labyrinthine, with no way out.

Now that the Bolivarian Revolution is going through such a difficult and exhausting moment, it’s timely to recall one of the many episodes in which Hugo Chávez was close to surrendering and stepping aside.

In 1997, both Chávez and a small part of the Bolivarian Revolutionary Movement 200 (MBR-200) were convinced that it was impossible to take power via armed struggle, meaning that the idea to take part in the 1998 presidential elections should begin to be considered.

After leaving prison in 1994, and while he crisscrossed the country several times, Chávez recounted, “I dedicated myself to making contact with our military cadres who were still in the armed forces. They were under heavy surveillance, and had been dispersed towards the border. Talking and analyzing with them, I reached the conclusion that a new military movement was not viable. We lacked any actual military strength, and the element of surprise had vanished” (1). In contrast, “I understood directly in the streets, having travelled to towns and cities, that the impact of 4-F [attempted military uprising on February 4, 1992] was still alive and had a solid backing throughout the country.” (2)

Chávez describes what happened when he proposed the electoral path for the first time, in a meeting in Cumaná with the leadership of the MBR-200 of Sucre State: “When we later adjourned to our quarters, my own bodyguards, who carried a pistol or an old rifle from the guerrilla times, came to talk to me. There were eight of them. They told me: ‘Commander, we love you, but for elections count us out’.” (3)

In Zulia State something similar happened: “I remember one night, in Maracaibo, when I made the proposal and we were about to begin discussing the issue… They opposed it, I don’t remember a single person being in favor. I’m talking about regional cadres. In the national leadership there was more or less a split in opinions, but in most of the regions the opinion was that this [running in the election] meant betraying the movement and the people.” (4)

The overall picture was truly disheartening: “Many comrades accused me of betraying the MBR-200, of falling prey to electoralism. They said the system was going to swallow us… I felt like I was sitting in the dock. I went through some dark days. After having created the MBR-200 and helping it grow throughout the country, the movement started radicalizing towards not taking part in elections. Voices that carried a lot of weight supported this. This current was gaining strength, repeating that running in elections was betraying the people, sinking the movement and letting down people’s expectations.” (5)

After meeting the movement’s leadership in Táchira State, Chávez felt he could not go on: “We went to San Cristóbal to another meeting, and the verdict was worse for me. I was tired, beat, disheartened. I told myself: ‘Well, if that’s the way it is, I’m out’ […] I remember talking to two comrades, founders of the movement […] after finishing that meeting in San Cristóbal, deep into the night, I asked them: ‘Please take me to my father’s farm.’ Barinas is some three hours away. They agreed. I laid down in the car, I was sleepy, I was tired, my soul was tired. I asked myself: ‘What have we created? What do these people want? Another military uprising? With what? For what?’ No chance of success. I couldn’t sway them! […] I was tired above all. I felt an immense fatigue. I needed a solitary retreat… I spent about a week there, meditating, walking on the river banks… I was alone. Like Jesus in the desert. I didn’t let anybody else come.” (6)

There, in that remote location, “in that week of solitude and meditation I reached the conclusion that my analysis was correct. An inner voice told me to fulfill my duty and embrace that mission. I convinced myself that I should lead the country if I wanted to change it, and my first task was to convince my comrades. I went back into battle. I’m not one to surrender at the first hurdle […] As Heraclitus used to say: ‘Character is destiny’.” (7)

Straight away, Chávez explains, “I convened a national congress of the MBR-200 to debate over several days. These were tough debates. I reminded them that, sometimes, if we don’t want politics to be worse than it is, we need to act. And that, in some cases, implies – as Max Weber used to say – making a pact with the devil. Politics is not always for the pure of heart. It is human in the worst sense of the term. The only ones who believe perfection is possible in politics are the fanatics. In the end, a decision was made to have a widespread consultation. Some […] did not accept it and left. But still, what mattered, beyond the feelings of the cadres, was the opinion of the people […] Finally, in Valencia, on April 19, 1997, two decisions were made: first, to create a political electoral instrument; and second, to launch my pre-candidacy.” (8)

This recounting has great meaning: what would have happened if Chávez could not have overcome the immense fatigue and opted to definitively step aside?

Nowadays it’s fairly straightforward to take historical stock, and draw a line of continuity between the theoretical revolution that the Bolivarians, led by Chávez, engendered in the early 90s, when they discovered the strength of participatory, protagonist democracy; the emergence of Chavismo as a political subject, once the rebel military officers joined the popular classes, especially after 1994; the electoral victory in 1998; the successive popular victories in the early XXI century; and the death of Chávez in 2013, having led a revolution that for the majority represented the best moment in their history. But this trajectory could have been truncated as early as 1997, as Chávez himself explained.

Defeats can also be fuel for upcoming victories. They can even drive us to solitude. Forging character consists of, among other things, finding out that even in the worst of circumstances, when we struggle for the cause of the peoples, we are never truly alone.

Notes

(1) Ignacio Ramonet. Hugo Chávez. Mi primera vida. Vadell Hermanos Editores. Caracas, Venezuela. Page 684.

(2) Ignacio Ramonet. Hugo Chávez. Mi primera vida. Page 685.

(3) Ignacio Ramonet. Hugo Chávez. Mi primera vida. Page 687.

(4) Ignacio Ramonet. Hugo Chávez. Mi primera vida. Page 686.

(5) Ignacio Ramonet. Hugo Chávez. Mi primera vida. Page 687.

(6) Ignacio Ramonet. Hugo Chávez. Mi primera vida. Page 687-688.

(7) Ignacio Ramonet. Hugo Chávez. Mi primera vida. Page 688.

(8) Ignacio Ramonet. Hugo Chávez. Mi primera vida. Page 690.

Translated by Ricardo Vaz for Venezuelanalysis.com.

Anuncios

Radiografía sentimental del chavismo (XIII): Fortaleza asediada


Usted está dentro de una fortaleza que está siendo asediada. Como corresponde, usted está defendiéndola con todas sus fuerzas. En medio del combate observa a alguna gente dentro de la fortaleza que, en lugar de defenderla, y mientras dice defenderla, la está saqueando. ¿Es usted un traidor si acusa a los saqueadores? ¿O es usted un traidor si guarda silencio?

Nadie en su sano juicio apostará por el silencio. A menos, por supuesto, que se trate de los saqueadores o de sus cómplices. Pero incluso en tal caso, puede que el impostor aplique la del carterista callejero que, para despistar a los transeúntes desprevenidos, comienza a gritar: “¡Al ladrón, al ladrón!”.

De manera que lo del silencio raya en el falso dilema. Para quienes defendemos la fortaleza, el silencio sencillamente no es una opción. El asunto es cómo romperlo.

Con mucha frecuencia nos planteamos otro falso dilema: guerra económica o corrupción. Ciertamente, se ha hecho tal abuso de la expresión guerra económica, que de un tiempo a esta parte su sola mención suele generar un rechazo inmediato. El problema con la expresión es que ella supone lo que hay que explicar: no se puede prescindir tan ligeramente de las mediaciones, de eso que nos permite comprender cómo se manifiesta, cuáles son sus efectos, cómo operan las fuerzas involucradas. Es decir, como en toda guerra, los asuntos relativos a la táctica y la estrategia.

Además, como es lógico, es preciso explicar qué se está haciendo para enfrentar la agresión. Es muy frecuente escuchar comentarios del tipo: en una guerra se dispara de lado y lado, y en este caso los disparos los estamos recibiendo solo nosotros.

La cosa se complica cuando la expresión es empleada por personajes que no son, en lo absoluto, referentes éticos del chavismo. Entonces, lo de guerra económica suena a puro pretexto, a cortina de humo para, en el peor de los casos, volver las armas contra el mismo pueblo que se dice defender, o para disimular lo que se percibe popularmente como la más completa ausencia de acciones contraofensivas. De nuevo: como si la guerra económica fuera una fatalidad, algo a lo que tenemos que resignarnos, mientras alguien más nos asiste y nos ayuda a curar algunas de nuestras heridas.

Es realmente un misterio por qué a alguna gente le resulta tan difícil comprender que para un sujeto político como el chavismo es inconcebible la guerra sin épica, es decir, una guerra en la que las clases populares quedan reducidas al papel de víctimas que hay que proteger. Nada más alejado del carácter del chavismo que, naturalmente, ha venido construyendo su propio relato de la guerra, no solo porque padece sus cruentos efectos, sino porque no está dispuesto a permanecer pasivo.

La guerra es real, por supuesto, y no solo se expresa en el campo económico. El problema, en buena medida, son las profundas limitaciones del discurso oficial sobre la guerra. Son estas limitaciones, sumado a la desorientación popular que es propia de situaciones de esta naturaleza, las que explican el falso dilema: guerra económica o corrupción.

Si colapsan los servicios públicos, uno de los objetivos de la guerra híbrida contra Venezuela, no se puede despachar el asunto atribuyéndole el hecho a la guerra económica, cual si fuera una expresión mágica dotada de poderes omniexplicativos. Puesto que los servicios públicos también colapsan porque hay funcionarios corrompidos que le apuestan al colapso, porque la situación les permite lucrarse. De igual forma, hay elementos dentro de las instituciones que ven con buenos ojos su privatización, y el funcionariado corrompido actúa de hecho como cabeza de playa, creando las condiciones para eventualmente lograr tal objetivo.

¿A quién conviene esta situación? El funcionario corrompido se lucra, al igual que los elementos privatizadores. Pero el principal beneficiario es quien mantiene el asedio contra la fortaleza. Alguien más está haciendo el trabajo de zapa por él, alguien más está haciendo estragos tras las líneas enemigas, en nuestro territorio.

No existe tal dilema: guerra económica o corrupción. Sin pretender en lo absoluto salvar la responsabilidad de nadie, es rigurosamente cierto que la corrupción es expresión de la degradación cultural que inducen quienes nos hacen la guerra. Y no es un fenómeno nuevo: pasa desde la Conquista. Se degrada conquistando y se domina degradando a la población, induciendo la corrupción de sus líderes, de sus instituciones. El problema no es moral, sino fundamentalmente político. Quienes nos asedian celebran sus victorias parciales cuando nos ven planteándonos esos falsos dilemas, y sintiéndonos miserables por los niveles a que ha llegado nuestra degradación.

Romper el silencio es la vía más expedita para detener este proceso de degradación. Y la mejor manera de hacerlo es actuando sin contemplaciones contra quienes saquean la fortaleza, muchas veces a la vista de todos, traficando con alimentos o medicinas en plena vía pública, contrabandeando, exigiendo pagos indebidos en dinero o en especies a productores en las carreteras, y otras tantas veces al margen del escrutinio público, firmando acuerdos con elementos de la burguesía parasitaria, ofreciéndoles a quienes ya de por sí nos llevan ventaja, todas las ventajas habidas y por haber para que nos sigan saqueando.

Podrá alegarse, con toda la razón, que la acusación generalizada y sin pruebas es tan inaceptable como contraproducente, y que ella misma es expresión de la degradación que deseamos conjurar. Pero cuando tantas pruebas resultan tan evidentes, traición es no actuar. No actuar es como abrir las puertas de la fortaleza mientras se dice defenderla, traicionando a un pueblo dispuesto a pelear.

********

Puedes hacer tu pequeño aporte a “Saber y poder” entrando aquí.

Radiografía sentimental del chavismo (XII): Servicios


Autor mural: Badsura. Título: Las tres gracias. Foto: Jeanneizy García

El sábado alrededor de las diez de la mañana llegamos al punto acordado. Apenas se montó en ese artefacto raro, maravilloso y fascinante llamado carro, en el que viajábamos tres amigos provenientes de Caracas, Gerardo, que vive en La Carucieña, el barrio más grande de Barquisimeto, decidió otorgarnos una prórroga de cinco minutos. Antes quiso comprobar si de verdad andaba, si realmente habíamos podido llenar el tanque de gasolina, si no se trataba de un ardid, de una broma de mal gusto que le estuviéramos gastando.

Gerardo llegó a pensar que más nunca conocería las interioridades de un carro. Al cabo de algunas pocas cuadras, y luego de permitirse disfrutar de aquella maravillosa experiencia, dejándose acariciar el rostro por la tenue y deliciosa brisa del aire acondicionado, la emprendió contra nosotros, inclemente, con una mordacidad incomparable, a toda prueba.

Nos preguntó si en Caracas habíamos tenido problemas con la conexión a Internet. Un tanto extrañados, le respondimos que el servicio funcionaba, pero que fallaba con alguna frecuencia, que era lento y, para colmo de males, hacía pocos días había colapsado durante horas en algunas zonas y en otras hasta un par de días. Sin poder disimular la carcajada, nos contó que Miguel, su hijo mayor, llevaba la cuenta del tiempo que tenían sin Internet en casa: nueve semanas. Nos reveló su plan: al llegar a las nueve semanas y media lo celebrarían viendo la famosa película homónima, no importa si Miguel no está en edad de verla. La ocasión lo merece.

El problema, nos siguió contando, es el servicio de luz eléctrica. Nos preguntó cómo iba la cosa por Caracas. Le respondimos que la luz muy rara vez falla, solo en algunos lugares puntuales, como en Ciudad Tiuna o Caricuao, vaya usted a saber por qué motivo. Nos explicó algo que conocíamos parcialmente, porque tenemos amigos y familiares en Lara, pero una cosa es enterarse por terceros y otra muy distinta es vivirlo: casi todo Barquisimeto está sin luz hasta por doce horas, a veces más, a veces menos, todos los días. Puede hablarse, por tanto, de una cierta regularidad, aunque es prácticamente imposible saber cuándo se irá, muchos menos cuándo volverá. Salvo cuando el Presidente visitó la ciudad, recientemente: ese día se prestó el servicio ininterrumpidamente. Lejos de celebrarlo, el grueso de la población estuvo en ascuas durante toda la jornada, esperando el inminente corte. Llegó la noche y la luz seguía allí, tercamente. Se fueron a la cama preocupados por lo que les depararía el día siguiente. Pero no nos desviemos: el punto es que, dadas las circunstancias, no es posible saber si, llegado el día, podrán disfrutar de la película.

Eventualmente llega la luz, pero igual siguen sin el servicio de Internet, y hace mucho más tiempo que en casa no funciona el teléfono local. Esto último no importa tanto: total, casi todo el mundo tiene a la mano sus teléfonos celulares, aunque cada vez menos inteligentes. No habrá Internet en la computadora personal, pero con luz, y si se dispone de datos, puede navegarse un rato. El problema, como es sabido, es que para usar los celulares es preciso poder cargarlos. Pero bueno, un paso a la vez, hay que ser inteligente, paciente, ver el vaso medio lleno y no medio vacío, que eso es cosa de pesimistas.

El detalle es que el servicio de agua está imposible. Es decir, casi nunca hay agua en La Carucieña. Siendo así, se entenderá que no es posible llenar ningún vaso, por lo que no queda otra que imaginárselo medio lleno. Y claro que lo consiguen: imaginación, inventiva popular, eso sí que nunca falta.

Por alguna extraña razón, Gerardo no nos preguntó si teníamos agua en Caracas. Quiso saber, en cambio, cómo nos iba con el servicio de gas. Y sí, hay en Caracas infinidad de lugares con problemas de gas, pero ninguno de los que íbamos en el carro los padecemos. Nos acusó de privilegiados. Lo conminamos a reducir su hostilidad hacia nosotros, bajo amenaza de bajarse del carro. Soltó otra carcajada, y nos contó que por el barrio hace tiempo que cocinan a leña, a veces turnándose varias familias para aprovechar el fogón, que tampoco es que sea fácil conseguir la leña y no pueden permitirse el lujo de desaprovechar el fuego. Nos confesó que varias veces se ha enfrentado al dilema de quemar madera todavía verde o húmeda y por tanto tener que lidiar con el humo casi insoportable o quemar los muebles y libros de la casa. Cuando nos aseguró que su biblioteca se había reducido a la mitad, sospechamos que exageraba, pero nos quedamos con la duda.

Le reclamamos una vez más el hecho de que volcara todo su resentimiento en nosotros, sus queridos amigos caraqueños y, entre risas generalizadas, le exigimos que pensara en la gente de Táchira, Zulia, Delta Amacuro. Nos respondió, esta vez con toda seriedad, que lo que sucede con aquella gente está siempre en sus pensamientos: no pueden imaginar cómo debe ser vivir en algún pueblo o ciudad de frontera, tan alejados de la capital del país, tan cerca de la tragedia cotidiana.

Cuando llegamos a Sarare, les contamos a varios amigos en común sobre todo lo que habíamos tenido que escuchar durante el trayecto. Como aliviados, satisfechos casi, los amigos sarareños nos contaron que al menos el servicio de luz eléctrica se había regularizado un poco, que lo que nunca llegaba era el CLAP. En lo que va de año solo llegó cuando tuvieron la fortuna de recibir, al mismo tiempo, a un integrante de la dirección nacional del PSUV. No faltaba más: Gerardo se precipitó en detalles sobre la irregularidad del CLAP en La Carucieña, la gente de Sarare nos contó del sabotaje permanente contra la empresa de producción social directa comunal que se encarga de la distribución de gas en el municipio, de la vez que el pueblo se quedó sin luz durante cinco días y el alcalde se refugió con toda su familia en un hotel con planta eléctrica, y fue como si volviéramos a comenzar de nuevo.

Ya de noche, sin perder un instante el buen humor, Gerardo nos comentaba que buena parte del malestar popular asociado a la pésima prestación de servicios era perfectamente digerible, que la situación era incluso comprensible: mucha gente sabe que, al menos en parte, lo que está padeciendo es producto de la guerra contra el pueblo, que hay una relación directa entre las sanciones imperialistas y los problemas de la cotidianidad, que lo que se persigue es doblegar la voluntad popular. Lo que resulta absolutamente intolerable, nos explicaba, más que la corrupción de algunos funcionarios de las empresas prestadoras de servicios, es la inconsecuencia del Gobierno, el hecho de que, por regla general, los responsables no den la cara, ni expliquen, ni informen, pero sobre todo que no acompañen a la gente. Lo que más molesta es sentirse solos, no desprotegidos, sino solos, soledad popular que contrasta con un discurso oficial que abunda en referencias a la “protección” del pueblo.

Gerardo es sin duda un hombre afortunado: al día siguiente, luego de abastecernos en la tienda de la Comuna Socialista El Maizal (cosa que, dicho sea de paso, Gerardo reclamó airado, porque cómo van a venir estos caraqueños a comprar más barato en Sarare), a pesar de todo lo que nos había hecho pasar, le dimos la cola hasta su casa. Mentira: hasta la Avenida Vargas. Allí lo dejamos en castigo, para que tuviera que agarrar la camionetica o, como dicen en Barquisimeto, el ruta hasta La Carucieña.

Cuando íbamos a medio camino, nos envió un mensaje por wasap: había logrado llegar a casa, todo bien. Le respondí: “Ah, pero conseguiste transporte y tienes luz. Después no te andes quejando. Malagradecido”.

¡LA VIEJA SE RESPETA! Declaración por los Derechos Humanos del pueblo chavista y comunero del Municipio Simón Planas


Cerro La Vieja. Foto: Marcelo Volpe

Nosotros mandamos obedeciendo al pueblo, no mandar mandando, no mandar triturando a los pueblos; así es que mandan los capitalistas, así es que mandan los tiranos” (Hugo Chávez[1])

Nosotros/as, colectivos, movimientos, partidos e individualidades de izquierda, comprometidos/as con la Revolución Bolivariana y la democracia socialista, ante la vulneración de los derechos humanos del pueblo del Municipio Simón Planas (estado Lara, Venezuela) como consecuencia de la explotación minera en el Cerro La Vieja, nos pronunciamos en los siguientes términos:

1. Importancia del Cerro. El Cerro “La Vieja” está ubicado al frente de Sarare. Su superficie es de 524 hectáreas y 683 m2 que incluye alrededor de 40 cuevas y 5 quebradas. Tiene gran valor histórico[2], cultural[3], religioso[4], deportivo[5], ecoturístico[6] y agrícola[7], tanto para los/as habitantes del municipio como para visitantes de otras regiones. En el 2007, producto de una movilización popular, el Consejo Municipal declaró al Cerro como “Parque Municipal y Patrimonio Ambiental y Ecológico del Municipio Simón Planas[8]. En su artículo 2, el Decreto Municipal “prohíbe […] el aprovechamiento de la piedra caliza; ya que las explosiones en las cuevas del Cerro La Vieja, pueden ocasionar derrumbes y destruyen el patrimonio natural y ambiental del Municipio[9].

2. Alianza Estado-Capital para la explotación. Desde principios de la década de los 90 el cerro viene sufriendo intentos de explotación minera (en particular de piedra caliza), que han sido sistemáticamente resistidos por el pueblo de Simón Planas, dado su arraigo espiritual y material con el mismo. En la actualidad, se está viviendo un nuevo intento de explotación por parte de una alianza Estado-Capital Privado, impulsada por la Gobernación del Estado Lara (en el marco de su “Plan Estratégico para el Desarrollo Minero No Metálico del Estado Lara”[10]) y de la Compañía Anónima Venezolana de Industrias Militares, (CAVIM, en el marco del Motor Industrial Militar[11]), con un grave impacto para los  derechos humanos de la población del municipio.

3. Violación de los derechos a la información y al protagonismo popular. La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV) señala, en su artículo 128, que “El Estado desarrollará una política de ordenación del territorio […] que incluya lainformación, consulta y participación ciudadana”. No obstante, las/os simonplanenses no han sido informados/as ni consultados/as por la Gobernación, CAVIM o la Alcaldía, sobre el actual proceso de explotación minera. Su participación y voluntad, expresada en manifestaciones de calle y peticiones administrativas[12], desde el año pasado, viene siendo desconocida por las autoridades. Entre tanto, los pequeños productores del sector el Corozo han escuchado detonaciones y se pueden constatar la construcción de una carretera, la deforestación de un sector a las faldas del cerro y el movimiento de maquinaria del Estado (de las empresas CAVIM y Pedro Camejo). El pueblo sabe, informalmente, que existe una licencia entregada a una empresa y ha tenido conflictos con un abogado de nombre Jorge Alberto Rodríguez Morán, quien se presenta como representante legal de esta.

4. Violación al derecho al ambiente sano y ecológicamente equilibrado. El artículo 129 de la CRBV, señala que “Todas las actividades susceptibles de generar daños a los ecosistemas deben ser previamente acompañadas de estudios de impacto ambiental y sociocultural”. No se ha realizado ningún estudio previo a la explotación en curso en el cerro La Vieja. Los productores del sector y los pobladores de Simón Planas conocen la importancia ecológica y agrícola de su cerro. Saben que las decenas de pozos que alimentan su producción agrícola forman parte de un sistema natural de aguas en el que el cerro cumple un rol fundamental: capta la humedad y la drena a través de sus cuevas. Adicionalmente, la empresa minera modificó el curso del Río Sarare y construyó una carretera a menos de 20 metros del Río vulnerando Ley de Aguas (art. 54) y la Ley Penal del Ambiente (art. 56).

5. Violación del derecho a la tierra y del derecho a la integridad de la población campesina. Los campesinos de la zona más cercana al cerro denuncian que el representante de la empresa minera ha ejercido violencia contra ellos, tanto de manera directa como en alianza con cuerpos de seguridad y el Instituto Nacional de Tierras (INTI).  El objetivo sería desalojar a los campesinos de las faldas del cerro para garantizar protección a la explotación. Según han denunciado, el INTI revirtió al menos un título de tierras; la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) sembró armas y abrió procesos penales contra un grupo de campesinos que se oponen a la explotación (que estuvieron arbitrariamente detenidos y actualmente están bajo régimen de presentación) y el propio Rodríguez (representante de la empresa minera) amenazó directamente junto a hombres armados a varios productores, mientras que a otros ofrecía comprarle las tierras. Los datos y testimonios evidencian una lógica de despojo y criminalización de sectores populares, en una alianza Estado-Capital, que revierte avances de la Revolución Bolivariana.

6. Contradicciones de nuestro tiempo. La lucha contra la explotación del Cerro La Vieja condensa contradicciones que la hacen, a un tiempo, muy importante en lo local y en lo nacional. De un lado se encuentra la apuesta rentista, con su promesa de extraer minerales para ser convertidos en una riqueza que se supone será distribuida. Del otro lado hay una apuesta productiva agrícola, que incluye formas comuneras junto a decenas de pequeños productores (en momentos en los que el bloqueo de EEUU amenaza con generar una hambruna en el país). De un lado se encuentra una alianza entre El Estado y el Capital, en la que este último utiliza a las instituciones públicas como extensiones de sí mismo. Del otro, hay una apuesta comunera de base que le exige al liderazgo regional y nacional que tenga coherencia con el programa chavista de radicalización democrática socialista y que vuelva a animar una alianza entre el Poder Popular y el Estado. Le exige que abdique de lo que en la práctica es un giro privatizador. Nosotras/os, las/os abajo firmantes, estamos claras/os de qué lado estamos. En consecuencia, manifestamos nuestra solidaridad con las/os que, animados por Chávez, luchan en Simón Planas y le exigimos:

1.    A la Gobernación del estado Lara: que suministre al pueblo de Simón Planas, de manera pública, información sobre los 17 proyectos mineros que la Gobernación se propone impulsar en ese municipio[13].

2.    Al Ministerio Público: que investigue los delitos ambientales y contra la integridad y libertad de los campesinos; y que persiga la sanción de quienes resulten responsables.

3.    Al INTI: que restituya la modalidad de tenencia de las tierras que le fueron quitadas a los campesinos de El Corozo.

4.    A la Gobernación del estado Lara y a CAVIM: que detengan, de manera inmediata, la explotación minera en el Cerro La Vieja y se abstengan de intentarla en el futuro.

5.    A la Alcaldía del Municipio Simón Planas; a la Gobernación del estado Lara y; al Ministerio del Poder Popular para el Ecosocialismo: que promueva la deliberación y consulta con el pueblo de Simón Planas sobre la ordenación de su territorio, evaluando la pertinencia de declarar el Cerro La Vieja como un área bajo régimen de administración especial.

Firmas:

Colectivas

·         Surgentes. Colectivo de DDHH

·         Movimiento de Pobladores (Campamento de Pioneros , Movimiento de Inquilinxs, Movimiento de Ocupantes de Edificios Organizados MOEVO, Trabajadores Residenciales, Comité de Tierras Urbanas (CTU)

·         Fuerza Patrióticas Alexis Vive Comuna Socialista El Panal 2021

·         Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

·         Movimiento Otro Beta

·         AlbaTV

·         Plataforma Encuentro de Lucha Popular

·         Causa Revolucionaria Campesina

·         Causa Campesina

·         Colectivo 15yultimo.com

·         Laboratorio Crítico Comunachos

·         Consejo Revolucionario del Poder Popular y Trabajadores Uníos

·         Comuna Agraria Socialista Canal Piloto La Caripucha

·         Comuna Agraria Socialista Dios es Fuente de Agua Viva

·         Consejo de Conuqueros Productores Socialistas

·         Red Nacional de Comuneros y Comuneras – Mérida

·         Asociación Civil Tinta Violeta

·         Universidad Popular de las Comunalidades

·         Frente Cultural de izquierda

·         Voces Urgentes

·         Tiuna El Fuerte

·         Parcela agro turística Montemar

·         Parcela miento Kurumba. SECTOR Oricao. Estado La Guaira

·         Colectivo Opina y Avanza. Ciudad Guayana

·         CasaTres. Comunicación y Derechos

·         Movimiento Mujeres por la Vida

·         Ubvistas en Defensa de la Revolución 

·         A.C. Divas de Venezuela

·         UJC (Lara)

·         Equipo Promotor del Movimiento Revolucionario Popular de La vega (MPR-LV)

·         Asociación Civil para la Educación Popular Ezequiel Zamora (AsoZamora)

·         Frente de Combatientes Bolívar-Chávez-Magoya

·         Consejo de Mujeres Combatientes por el Socialismo Epifanía Sánchez/La Negra Aurora

·         Asociación Revolucionaria de Combatientes Guerrilleros

·         Frente Organizado con Orientación Socialista (FOCOS) / Delta Amacuro

·         Brigada Digital de la Patria

·         La Vega Dice

·         Frente Amplio Socialista y Antiimperialista “Alfonso Lugo” (FASI)

·         Profesionales y Técnicos “Golpe de Timón”

·         Divúlgala TeVe

·         Alfaro Vive  (MCB)

Individuales

·         Reinaldo Iturriza. C.I. 11.820.025

·         Luis Salas Rodríguez: 12.880.219

·         Soraya El Achkar 8505722

·         Gerardo Rojas. C.I. 13.083.076

·         Alba Carosio, C.I. 11858059

·         José Ángel Rodríguez Reyes.CI : 6.295.334 

·         Luigino Bracci Roa

·         José Manuel Rodríguez C.I. 3712533 (expresidente del Instituto de Patrimonio Cultural)

·         Ana Barrios. 5.451.122

·         Maureen Riveros CI; 6.280.434

·         Amaylin Riveros, CI. 10.349.643

·         Antonio González Plessmann. C.I. 10.866332

·         María Antonieta Izaguirre, CI  2934033 (Psicóloga)

·         Cira Pascual Marquina. E 84 557 480

·         Reinaldo Mijares. C.I. 6.932.904 (Vocero del Gabinete de Cultura de la parroquia San Agustín)

·         Miguel Mazzeo (Argentina)

·         Angélica García. C.I. 10.349.009

·         Mauricio Sánchez Díaz. C.I. 17.298.552

·         Nydia Mayela Rangel Cárdenas- C.I. 11.407.401

·         María Eugenia Freitez. C.I. 16.324.780

·         Ketsy Carolina Medina Sifontes. C.I. 14.954.375

·         Edith Carolina Nayibeth Pineda Arvelo. C-I. V: 17.400.085

·         Berta Barrios. C.I. 6455890

·         Edwin Rojas, C.I. 12.834.512 (Consejo Comunal El Buen Vecino)

·         Luis Diaz. C.I. 11.488.047

·         Ernesto J. Navarro. C.I. 11.254.332 (Periodista)

·         Vicmar Morilo Gil 7.958.276

·         Mila Ivanovic, politóloga francesa, 16at22244

·         Bárbara Tineo Toro. C.I. 14.531.267

·         Yoel Amaya Jiménez CI. 8.741.151

·         Gabriela Márquez C.I. 20.401.610

·         Alejandra Morales Hackett. C.I. 10.310.372

·         Manuel Eugenio Gándara Carballido C.I. 9823244

·         Ernesto Rodríguez. C.I. 19.693.564

·         Maryluz Guillen Rodriguez CIV-11557841

·         Daniella Inojosa 10332106

·         Pablo Siris Seade, V-24.524.204

·         Adriana Duarte 16082493

·         Alejandro Pueyo 17610844

·         Alfonso Duarte 2884216

·         María Paula Herrero, CI 14.444.733

·         Giuliano Salvatore, c.i. 15.912.157

·         Merlys Romero Salazar. C.I. 3.871.645

·         Eduardo Viloria Daboín. C.I. 12.907.657 (Documentalista)

·         Beatriz Hidalgo ci 2941347

·         María Celimar Rodríguez CI: 16823007 (Red regional de panaderos y pasteleros artesanales Chávez Vive y del Frente Campesino Cimarron Andresote)

·         Martha Díaz 15186011

·         Joel Linares Moreno C.I. 11691596 (Proyecto Sur Poesía y Foro Itinerante de Participación popular)

·         Carolina Paz Castro Orellana  E-84397048

·         Jesús E. Machado M. 10119520

·         Alejandra Laprea Ci 9911728

·         Diosman Bobadilla. C.I. 16023981

·         Yudy Medina C .I. 7302157

·         Hisvet Fernández CI 4165243

·         Orlando Acosta C.I.: 4582126 (TV Caricuao)

·         Luis Guillermo Quintana Pérez. C.I. v 4353546

·         Rosario E. Quiroga. C.I. 12.414.437

·         Meresvic Morán v-12272605

·         Luis Romero C. I. V- 24608466. (Lucha de Clases – CMI Venezuela)

·         Trino Baloa V-13.853.646

·         Christopher Gilbert. E 84 557 626

·         Oly Millan, C.I. 6.898.671. (Plataforma Ciudadana en Defensa de la Constitución)

·         Marieva Caguaripano, CI 10.378.016. 

·         José Manuel Iglesias, CI. 7-.144.500

·         Manuel Eugenio Gándara Carballido. C.I. 9823244

·         Isabel Perozo 17.150.742 Comunicadora (estado Zulia)

·         Helga Malavé C.I. 6117575

·         Gabriela Mari C.I V-16.033.844

·         Elba Martínez Vargas C.I. 6.914.739

·         Maritza Acuña 5.885.549

·         María Isabel Bertone, CI 10046200, (educadora en derechos humanos)

·         Elimer Urdaneta  9722869 Educador

·         Ana Maneiro Brumlik   6970313

·         Tibisay Maldonado Lira. C.I.5892125. (Animadora Sociocultural)

·         Adriana Gregson 16.462.428

·         Yelena Carpio. CI 11736303

·         Waidhys Sanchez (Secr. UPV Lara) CI 7436468

·         Francis Rivas Roa 10480795 

·         Angel Díaz Castillo 4555454

·         Oscar Ernesto Vasquez Coraspe. Ci 7.949.880

·         Lucia Mañas 3.810.738

·         Fernando Pintos. CI 11.863.458

·         Jose luna C.I.  6162854

·         Inés Elisa Vivas Rincòn C.I. 5426.844


[1] Consulta en línea: https://www.dailymotion.com/video/xgath0

[2] En sus cuevas se han producido importantes hallazgos arqueológicos, ampliamente documentados (lozas con jeroglíficos, piezas de cerámicas, cocos labrados, vasijas gigantes, osamentas y huesos sueltos). El cerro se relaciona con la rebelión del Negro Miguel: “Existe la creencia de que esta cueva se comunica con las Minas de Buría y que fue allí donde el Negro Miguel escondió el famoso tesoro que nunca apareció” (Catálogo del Patrimonio Cultural Venezolano. En línea: https://albaciudad.org/wp-content/uploads/2017/01/Lara-SimonPlanas.pdf)

[3] La Cueva de La Vieja, que está dentro del Cerro, fue declarada oficialmente un Bien de Interés Cultural objeto de protección estatal (Resolución Nº 003-0520.02.05,Catálogo del Patrimonio Cultural Venezolano. En línea: https://albaciudad.org/wp-content/uploads/2017/01/Lara-SimonPlanas.pdf)

[4] Sus cuevas, en particular en la cueva La Estefanía (llamada así en honor a una hija del Negro Miguel) es lugar de culto del espiritismo venezolano o Marialoncero. En su interior se pueden observar más de 500 objetos de culto de las distintas Cortes de esta religión venezolana.

[5] En sus alrededores, específicamente en los Morros del Torrellero se encuentra uno de los lugares más importantes del país para la práctica de la escalada en roca.

[6] El sistema de cuevas con abundantes estalactitas y estalagmitas, es lugar de esparcimiento de la población del Municipio y de visitantes de otras regiones. Es promocionado por la propia Gobernación del estado, que hoy impulsa la minería. En línea: http://www.barquisimeto.com/turismo/municipio-simon-planas/

[7] El cerro absorbe como una esponja la humedad de los vientos del sur que vienen a chocar contra el principio de los Andes. Además de alimentar al Río Sarare y a la Quebrada La Cimarrona, drena hacia un sistema natural de agua subterránea que beneficia a la producción agrícola de todo el Municipio, a través del muy extendido uso de pozos

[8] Decreto N° 006, Gaceta Oficial N° 0344 (Extraordinaria) del municipio Simón Planas del Estado Lara, 23.07.07

[9] Ídem.

[10] Secretaría de Desarrollo Económico de la Gobernación del Estado Lara, “Plan Estratégico para el Desarrollo Minero No Metálico del Estado Lara 2019 – 20130”. Presentación

[11] CIVELCA, la compañía que estaría detrás de la explotación es “aliada estratégica” de CAVIM, según informa esta institución del Estado. En línea:https://www.youtube.com/watch?v=kOmEJWy7eyY

[12] Se han realizado 3 marchas y dos cabildos abiertos desde diciembre de 2018.

[13] Secretaría de Desarrollo Económico de la Gobernación del Estado Lara, “LA MINERÍA NO METÁLICA EN EL ESTADO LARA ¨Un Plan de Desarrollo Estratégico Productivo Post-rentista”. Presentación.

Radiografía sentimental del chavismo (XI): Burgueses


No tengo en mente a la burguesía histórica, mediocre, rapaz, probada e indiscutiblemente parasitaria, por más que sus omnipresentes campañas publicitarias quieran convencernos de su pretendida eficiencia, y a través de las cuales han forjado una idea de lo nacional grotescamente caricaturesca, hecha a la medida de sus intereses.

Pienso en la nueva clase de burgueses que ha surgido al amparo de la revolución bolivariana, valiéndose de su estrecha relación con las instituciones, robando los dineros de la República, con frecuencia en connivencia con aquella burguesía histórica, haciéndole guiños a la oligarquía.

No por nueva es menos rapaz: es propio del nuevorriquismo la desenfrenada carrera para escalar y ponerse a la altura de los viejos ricos, acumulando propiedades a un ritmo vertiginoso, imitando un estilo de vida que hasta hace poco no era el suyo, ostentando y derrochando la riqueza mal habida, codeándose con magnates y famosos, rodeándose de misses, casi siempre desde alguna metrópolis de Occidente o desde alguna ciudad con pretensiones de serlo.

Acomplejado, inculto, esto último conforme, incluso, al estricto estándar de las elites, el nuevo rico preferirá Panamá, Miami o Madrid, antes que Nueva York, Londres o Berlín. Pero esto no pasa de ser un detalle florido. Tanto como en el caso de la burguesía parasitaria, lo distinguirá la irrevocable decisión de llevarse el grueso de su capital fuera de Venezuela. El país es una mina que hay que saquear. Así ha sido y está convencido de que así será, por lo que no hay ninguna razón de peso para dejar pasar la oportunidad.

No por inculto deja de ser curioso el esquema de pensamiento del nuevo rico. Si se ha leído a Marx, y dado que en Venezuela se insiste en hablar de socialismo, intentará justificar la creación de una nueva burguesía apelando a aquello del necesario desarrollo de las fuerzas productivas. Las tristemente célebres etapas por las que inevitablemente habría que transitar antes de poder hablar con propiedad de la posibilidad de ir más allá del capitalismo.

La extensa, variada y rica problematización respecto de las miserias del etapismo, que puede encontrarse, con un mínimo de voluntad política y honestidad intelectual, en la historiografía revolucionaria, Marx incluido, le resulta completamente ajena o simplemente inconveniente. Desconoce los debates sobre el “eslabón más débil”, por poner un caso, o los despacha como vulgar palabrería.

Desconoce, igualmente, la historia de Rusia y de China, pero el asunto va más allá del puro desconocimiento. No hay que ser un experto para llegar a la conclusión de que la “economía de mercado” no es la alternativa. Un poco de sensatez sería suficiente. No lo es siquiera para China, según alcanzo a comprender, pero más allá de lo que pueda yo saber o ignorar, el punto es que la nueva clase ni siquiera se lo plantea como problema.

Si desconociera a Marx y la historia de Rusia y China, pero al menos intentara comprender la Comuna. Sería pedirle mucho, ciertamente, pero las verdades hay que decirlas aunque parezcan excesos: no hay que conocer tanto de historia y haber leído mucho, que ayuda, para comprender la importancia decisiva de la Comuna. Basta con conocer algo de historia patria, amar la tierra en que vivimos, guiarse por los principios básicos de la política revolucionaria, manejar los rudimentos de la economía y confiar en la fuerza del pueblo organizado. Nada que no hayamos conocido durante los últimos veinte años.

Si el nuevo rico es incapaz de comprender la Comuna, qué quedará para los ricos de cuna. Pero esos son monstruos de otras novelas de horror o, para decirlo de otra forma, eso es harina de otro costal.

Debe ser muy triste pertenecer a la nueva burguesía. Obligada a blanquearse para aparentar pureza de sangre, incapaz de ocultar su origen de clase, despreciada por la vieja burguesía, por la oligarquía y por el pueblo. No perdió oportunidad de sumarse al saqueo, pero perdió para siempre la oportunidad de construir algo realmente grandioso, perdurable. Allá ella.

Proclamarse vencedora cuando tanta gente se siente derrotada, es de esas cosas que uno no le desea ni a su peor enemigo, mucho menos saberse derrotada ante la historia y por quienes estamos convencidos de que las revoluciones no se hacen para engendrar nuevos ricos. Precisemos, y esto es muy importante, porque nos permite inmunizarnos contra el desaliento: toda revolución los engendra. La revolución es hechura humana y no divina. El error de los nuevos ricos es precisamente creerse divinos, y ese defecto de origen es el que los hace irremediablemente vulnerables, porque creen que su hora no llegará jamás. Pero llega, y puntual.

Hace tiempo que la maquinaria propagandística del capital global se vale de la existencia de la nueva clase para persuadirnos de que el cambio revolucionario es inviable, que todo esfuerzo transformador es inútil. Es muy vieja la conseja: toda revolución termina, invariablemente, en la traición. Ella atraviesa de cabo a rabo la historiografía conservadora. Y va mucho más lejos: pretende hacernos creer que toda conquista popular es privilegio, que si hablamos de revolución estamos condenados a vivir miserablemente. Los privilegios de la nueva clase vendrían a ser la confirmación de que no nos hemos hecho más que falsas ilusiones.

Se trata, por supuesto, de una trampa para cazar incautos. Caer en ella es un lujo que no nos podemos permitir.

La revolución es acontecimiento. La nueva clase un accidente inevitable. Pero un accidente que no es medida de nuestro fracaso, sino de todo lo que nos falta por hacer.

********

Puedes hacer tu pequeño aporte a “Saber y poder” entrando aquí.

Radiografía sentimental del chavismo (X): Café


El 20 de febrero de 2009 cayó de sorpresa Chávez en la casa de Nohemí, por allá en la comunidad de El Cayude, unos diez minutos más allá del pueblo de Tocuato, en la vía que enlaza la ciudad de Coro con Punto Fijo, en el estado Falcón.

Si su humilde casa ya era pequeña, Nohemí no cabía de la emoción, mucho menos cuando Chávez entró acompañado de su equipo. El comandante le preguntó si tenía café y Nohemí corrió a prepararlo. Volvió con el café, Chávez se lo llevó a la boca, y enseguida supo que algo extraño estaba pasando. Le preguntó a Nohemí si ese era realmente el café que le había hecho, y ella asintió, por supuesto, aunque un tanto nerviosa.

Falso. El equipo de seguridad se había escurrido sigilosamente hasta la cocina y, antes de que Nohemí pudiera alcanzarle la taza de café a Chávez, alguno de los muchachos procedió, en cuestión de segundos, a sustituirlo por el café que traía la comitiva, velando celosamente por la seguridad del comandante.

Cuentan los presentes que el regaño de Chávez fue de antología, al punto de que la misma Nohemí intentó interceder por los muchachos, lo que Chávez impidió, amorosa pero firmemente. Con voz atronadora, preguntó a su equipo si podía resultarles siquiera concebible que el café de Nohemí representara un peligro para él.

Acto seguido, se deshizo del café de la comitiva, y bebió, una, dos, varias tazas del café de Nohemí, en actitud desafiante, como si se burlara infinitamente del protocolo que lo separaba de los hombres y las mujeres del pueblo.

El 17 de septiembre de 2013 conocí a Nohemí. Conversé un rato con ella, me mostró la taza en la que el comandante bebió su café, y me contó que la guardaba como su tesoro más preciado. Nunca asomó siquiera el menor detalle de aquel incidente, como obliga la nobleza popular. En algún momento me susurró al oído que Chávez le prometió volver algún día. No le alcanzó la vida. “No vino él, pero vino usted”, me dijo, y algunas lágrimas corrieron por sus mejillas.

Por supuesto, tomé del café de Nohemí.

Muy poco tiempo después, el 15 de diciembre del mismo año, registramos la Comuna Socialista Cayude con Aroma de Café, la número 448 del país.

Hace un par de meses murió Nohemí, me contó José Luis.

Hablando de café, no ha pasado un día desde que llegué a este lugar donde ahora escribo en que me haya faltado el café de Víctor.

Uno de estos días me contó lo que había preparado de almuerzo. Lo disfrutó particularmente. Por primera vez en lo que va de año comió carne de res. El mismo día que compró la carne, compró también medio kilo de café.

Nunca falta el café en la casa de Víctor. Y nunca falta el café de Víctor en el escritorio, cuando estoy escribiendo.

Es como un ritual: llego a su casa, nos saludamos, subo las escaleras, me acomodo, comienzo a escribir, y a los minutos sube Víctor con el café recién preparado.

Es una manera de conjurar la soledad, de permanecer juntos: Chávez tomando el café de Nohemí, Nohemí compartiendo su café conmigo, Víctor haciendo lo mismo. Toda la gloria del mundo cabe en una taza de café, por pequeña que ésta sea, pudiera haber dicho Martí, y quizá de allí su sabor cuando es compartido.

“El diablo está en los detalles”, le gustaba repetir a Chávez. El chavismo más genuino está en esos detalles como los de Chávez, Nohemí y Víctor. Por eso me traje dos paquetes de 200 gramos del café que produce la Comuna Comandante Adrián Moncada, para que lo probemos todos.

No te los he pagado, José Luis. Pero no te preocupes, que aquí tengo el dinero.

¿Qué será de la vida de la gente de El Cayude, de su Comuna, del aroma de su café?

********

Puedes dar tu pequeño aporte a “Saber y poder” entrando aquí.

Radiografía sentimental del chavismo (IX): Duelo


No hay manera amable de plantear este asunto. Tal vez por eso decidí que lo mejor sería citar de entrada algo que escribió una amiga, Mine Saravia, el 1 de diciembre de 2018.

Mine comenzaba por referirse a la desilusión de tanta gente cercana, no con el Gobierno, sino con la revolución, que a veces se funden en uno solo, pero que son cosas muy distintas. Es un tema difícil, espinoso, porque es imposible no herir susceptibilidades, y atravesamos por un momento en que las pasiones tristes están a flor de piel.

Razones para estar molestos hay muchas. Mine enumeraba varias de ellas, y en este punto era muy enfática: al respecto no hay discusión que valga. Sin duda alguna hay muchas razones para estar molestos. Pero lo que hace la diferencia es la manera como decidimos lidiar con los problemas: “No es que me desilusioné… pero voy a seguir dando la lucha por mi lado, con los míos, en mi barrio… con el pueblo… No. Es que ya no quiero nada con nadie… y ahora no ayudo a nadie, y ahora no creo en nadie”, escribía, sin ocultar su desazón.

Por tal motivo, seguía Mine, “también estoy molesta con mi pueblo”, con esa “gente que decidió vivir literalmente de estafar a los otros”, pero no es capaz de organizarse para “sembrar” o para “formar un consejo comunal”, entre tantas otras cosas que es posible y necesario hacer.

A esa gente, Mine les interpelaba con dureza: “No te aferres a Chávez. Chávez ya se murió. Y quizá sea tiempo de dejarlo ir. Porque… pareciera que nos aferramos a él como ese salvador eterno que nos sacó de lo malo y nos llevó a un lugar mejor, y… ahora que él no está solo podemos, como a Jesucristo, rezarle y esperar lo mejor, mientras en la práctica no hacemos nada. Chávez no fue Jesús. Chávez no es una religión. Chávez es, debe ser, una semilla… Que no sea el salvador al que le pedimos, sino que sea la semilla que nace en nosotros para movernos, para ser mejores, para vivir la revolución día a día en nuestras vidas… Claro que sí se puede. Se puede ser solidario… empezando por ese pequeño país que son nuestros hogares, podemos ser también semilla en nuestros hijos, familiares, amigos”.

Tiene razón Mine: es como si tras la ausencia física del hombre divinizado, muchos de nosotros estuviéramos condenados a actuar como humanos, demasiado humanos, y a darle rienda suelta a lo peor de nosotros mismos. Luego elevamos nuestras plegarias, acaso para quedar libres de pecados momentáneamente, nos lamentamos por la irreparable pérdida del salvador, maldecimos a los falsos ídolos que ya no son capaces de hacer milagros, y de nuevo a sacar ventaja del otro en el infierno de la vida cotidiana, a caminar en círculos, encolerizados y enajenados, como si no tuviéramos libre albedrío.

¿Qué tipo de vida es esa? Una que no es digna de ser vivida. Es cierto, no tenemos más alternativas, solo una: sacudirnos esa idea de que fuerzas tan poderosas que parece que no son de este mundo nos obligan a purgar esa condena.

Chávez, el ser humano de carne y hueso, murió. Y si antes no pudimos vivir nuestro duelo, ha llegado el momento de hacerlo.

Dejarlo ir a Chávez, vivir nuestro duelo, no significa que Chávez deje de estar entre nosotros o que la rebelión popular terminó. Al contrario, significa que la rebelión debe continuar o, en el caso de quienes se sienten perdidos, debe comenzar de nuevo.

Y para comenzar de nuevo es preciso quemar los altares. No se malinterprete: puede que Chávez se haya ganado un lugar en la Corte de los Libertadores. No se trata de ir en contra de la religiosidad popular.

Quemar los altares quiere decir destruir todo lo que pueda separarnos del hombre que vivió y murió por la causa popular. Destruir el lugar imaginario donde reposan las figuras que solo pueden ser adoradas si están arriba, muy arriba, inalcanzables, inaccesibles, o que nos obligan a hincarnos de rodillas.

Quemar los altares significa dejar de creer en el hombre idealizado cuyo ejemplo es imposible de seguir, y creer en los hombres y mujeres del pueblo que sirvieron de ejemplo e hicieron posible a Hugo Chávez. Significa que si nos vamos a poner de rodillas, solo será para arrancar la mala hierba y sembrar la semilla, como escribía Mine, para preñar la tierra.

Porque es en esta tierra donde tendremos que continuar o comenzar de nuevo la rebelión popular, y si para ello es preciso organizarla también en el cielo, pues tendremos que hacerlo.

Algo que he aprendido trabajando la tierra es que la hierba mala no se arranca de una vez, formando con el cuerpo un ángulo de noventa grados en relación con el suelo, tirando hacia arriba, aplicando la pura fuerza bruta. Para arrancarla de raíz hay que halarla de lado, administrando la fuerza con inteligencia, haciendo movimientos ondulares, casi a ras de suelo, una y otra vez, hasta que cede.

A estas alturas no estoy seguro de qué celebré más: regar la tierra de semillas, ver el maíz crecer, cosechar o aprender a arrancar la mala hierba. Es completamente falso, dicho sea de paso, aquello de que la hierba mala nunca muere. Porque muere, pero cómo da trabajo.

La mala hierba es una forma de vida que obstaculiza la vida. Como el desaliento. Por eso es que cuando uno se dispone a arrancarla, está lidiando con un asunto de vida o muerte.

Algo similar ocurre con el duelo: la mala hierba es como la vida mala, esa que vivimos cuando no somos capaces de lidiar con la muerte. Si el duelo es esa circunstancia que nos obliga a aceptar nuestra finitud y la de los nuestros, también nos enseña que luego de la muerte la vida continua, como habrá de continuar cuando ya no estemos.

Luego del duelo, ¿qué queda? Sembrar. Aferrarnos a la muy profana certeza: el principio y el final es la rebelión popular.